Ágora Social

¿Una cata virtual como evento para recaudar fondos?

 

María Acevedo, consultora

Una de las lecciones que hemos aprendido en el 2020 es que la transformación digital es necesaria para seguir en contacto con el mundo. Las organizaciones sin ánimo de lucro no son ajenas a esta situación y muchas no han tenido más remedio que acelerar este proceso a marchas forzadas.

A lo largo de estos últimos meses hemos podido ver ejemplos de esta digitalización. Especialmente en los eventos, que constituyen la fuente de recaudación de fondos principal para muchas ONG y que ahora no se pueden llevar a cabo de forma presencial. Carreras, conciertos, talleres, conferencias… Cualquier idea puede convertirse en un evento online de recaudación de fondos exitoso, siempre que lleve detrás una buena organización y planificación.

 

Be in Africa y su cata solidaria online

Dentro de la multitud de opciones que ofrece el entorno digital, hoy quiero detenerme en el caso concreto de una organización que decidió llevar a cabo un evento que me resultó interesante por lo novedoso del formato. Pero sobre todo porque es un ejemplo de colaboración entre ONG y empresas para captar fondos.

Se trata de Be in Africa, una organización española que trabaja en Uganda y que el pasado mes de noviembre celebró una cata solidaria online. Una idea chocante en un primer momento (¿cómo se hace una cata online?, me pregunté yo misma), pero que puede acabar resultando provechosa.

Todo comenzó el pasado verano, cuando Matilde Cano, la presidenta de Be in Africa, decidió dar un impulso a su cuenta de LinkedIn. Conectó con diferentes empresas para dar a conocer qué es lo que hace su organización, hasta que se topó con Upwine Lovers, un portal que ofrece experiencias de catas online. A uno de sus fundadores le entusiasmó el proyecto de esta organización y puso a su disposición el software de la empresa para organizar una cata solidaria online.

 

Varios actores para un objetivo común

Con esta propuesta, la ONG se puso manos a la obra y consiguió contactar con una bodega de Huesca (a través de uno de los miembros de la Junta de la organización) para que le proporcionara los vinos que se degustarían en la cata. Esta bodega se encargaría, además, de ofrecer la explicación de los vinos, de la mano de un sumiller. También del coste de enviar las botellas al domicilio de quienes adquirieran la cata, que se celebraría online y en directo en un día y hora concretos.

El precio de la cata sería 39 euros, de los cuales, 12 irían a parar a Be in Africa. El resto correspondía al precio de coste de los tres vinos, más el envío y un euro de gastos bancarios.

La ONG se marcó como objetivo la venta de 100 catas, cuya recaudación se destinaría al reparto de los kits de emergencia COVID-19 para Navidad (jabón y alimentos de primera necesidad).

Para su difusión, Be in Africa publicó una nota de prensa y diversos mensajes en sus perfiles en redes sociales. Además contó con la ayuda de HelpUP, una plataforma para apoyar proyectos sociales para empresas y particulares.

 

🙋🏾‍♀️¿Quieres hacer un 🎁 3 en 1? Aquí lo tienes 🎯: solidaridad +🍷+ experiencia = I CATA SOLIDARIA ONLINE En beneficio…

Publicada por ONG Be in Africa en Jueves, 29 de octubre de 2020

 

Finalmente, a la cata se apuntaron 36 personas, que degustaron tres botellas de vino, mientras recibían la explicación de una experta. También participaron en el sorteo de una cata presencial en la bodega, una noche de hotel y un baño de Vinoterapia para 2 personas (todo ello donado por la bodega) y pasaron una velada muy agradable, según me contó la presidenta de la ONG.

“Falló la comunicación de lo que era el producto en sí. Yo lo he tenido que explicar muchas veces. La gente no tenía muy claro cómo era el formato. Además, la situación económica ahora mismo tampoco es la mejor”, explica Matilde Cano, al preguntarle qué es lo que cree ella que faltó para llegar al objetivo que se fijaron. “También esperaba que nuestra base social se hubiera movido más. Hubo gente que quería participar pero el precio quizás era algo elevado”, asegura.

 

Una plataforma para futuras colaboraciones

A pesar de ello, esta experiencia resultó muy positiva, pues sirvió de impulso para organizar más citas solidarias. Sin ir más lejos, una de las empresas que trabaja con HelpUP en su RSC decidió regalar en Navidad esta cata a sus 54 empleados, en lugar de la tradicional comida que celebraran todos los años.

Al final, la ONG cerró el año con 90 catas vendidas, casi el objetivo que se marcó en un principio. Además, la plataforma de catas online les propuso organizar otras catas más adelante.

“Aunque no se llegó al objetivo, creemos que ha merecido mucho la pena organizar esta iniciativa. No deja de ser una plataforma para futuras colaboraciones. Estamos contentos con el resultado y con ganas de hacer otra”, comenta Matilde.

Más allá de que el tipo de evento que se organice para recaudar fondos sea más o menos novedoso, lo que quiero destacar de este ejemplo es lo importante que es que las ONG se muevan, sean inquietas y busquen todo tipo de colaboraciones con empresas. Y más ahora que nos encontramos en un escenario bastante incierto. Que no se queden en lo que siempre ha funcionado, porque puede que ahora ya no sirva. Nunca se sabe de la mano de quién puede llegar una buena oportunidad.

Fuente de la imagen de portada: beinafrica.org

 

Puedes reproducir el contenido de esta entrada en otro sitio. Lo único que te pedimos es que menciones que procede de Ágora Social e incluyas un enlace a la entrada original.

© ÁGORA SOCIAL 2016                              Diseñado por Estudio Gologo Sc